La fijación que la ciencia tiene con los Beatles

La fijación que la ciencia tiene con los Beatles

Esta publicación ha sido vista 104 veces!

Los Beatles tomaron su nombre de la naturaleza pero después cientos de especies han tomado su nombre en honor al cuarteto. No solo eso, una de sus canciones es la primera lanzada al espacio. ¿A qué se debe esta obsesión que la ciencia tiene por los cuatro fabulosos de Liverpool?

¿Qué banda sonora tiene el Universo? Si alguien de aquí a la Estrella Polar nos estuviera escuchando seguramente podría decir que la de los Beatles.

En 2008 la NASA transmitió al más allá la canción “Across de Universe”. Tardará más de 400 años en llegar pero se puede decir que el legado de los Beatles ha salido ya de los confines de la Tierra.

La investigadora italiana Viviana Ambrosi hace cuenta de todas las contribuciones que la famosa banda británica ha hecho a la comunidad científica en su libro “La ciencia de los Beatles”. Para esta profesora de Estudios Avanzados, la beatlemanía, más allá de un fenómeno pop, tuvo también sus repercusiones en campos como la biología, la astronomía o la medicina.

John Lennon ha inspirado los nombres de, por ejemplo, la araña exótica Bumba lenonni, el de la avispa Notiospathius johnlennoni, o la extinta Trilobite svalanchurus lennoni.

Según cuenta, existen hasta 100 especies de animales y plantas nombradas en honor a los cuatro chicos de Liverpool. El favorito es John Lennon, que ha inspirado los nombres de, por ejemplo, la araña exótica Bumba lenonni, el de la avispa Notiospathius johnlennoni, o la extinta Trilobite svalanchurus lennoni.

El universo de los Beatles

Más allá de los límites de nuestro planeta Tierra, el universo también parece ser de los Beatles.

Desde 2013 hay un cráter en Mercurio que se llama Lennon por decisión de la Unión Astronómica Internacional (UAI) que ya en 1998 había utilizado el nombre de los cuatro integrantes de la banda para nombrar a cuatro asteroides. Su criterio es que los cráteres solo pueden llevar el nombre de personas creativas que hayan hecho aportaciones fundamentales en el campo de su especialidad.

Pero si hay alguien en la comunidad científica puede llevarse el galardón a mejor beatlemaniaco es la NASA.

Canciones como “Here comes the sun” o “A hard’s day night” fueron la banda sonora de la Estación Espacial Internacional en 2005, recuerda en su páginas Ambrosi.

Además de la anécdota de Across the Universe que, literalmente, está cruzando el espacio, la NASA ha encontrado en los Beatles un gran motivo de inspiración. La misión que la agencia espacial iniciará en 2021 destinada a explorar el cinturón de asteroides troyanos de Júpiter tiene previsto llamarse Lucy.

Las referencias a los cuatro de Liverpool no terminan ahí. En 1974 la canción “Lucy in the sky with diamonds” ,compuesta por John Lennon, estaba sonando mientras el paleontólogo norteamericano Donald Johanson y su equipo desenterraban en un valle de Etiopía el esqueleto de australopitecos más antiguo hallado hasta entonces. Los restos, pertenecientes a una hembra de unos 3,2 millones de años, fueron bautizados con el nombre de Lucy en honor a ese detalle.

La australopitecos Lucy
La australopitecos Lucy

Lucy también fue la denominación dada en 2004 al diamante más grande del Universo jamás encontrado: los restos de una estrella blanca recubierta de carbono cristalizado del tamaño de la Luna.

Más allá de la inspiración

Pero el papel de los Beatles no se limitó únicamente a inspirar a otros científicos, el grupo también contribuyó de forma directa al avance científico.

El primer escaner de la historia usado por la Medicina fue creado por Godfrey Newbold Hounsfield que recibió el apoyo del grupo inglés.

Cuenta Ambrosi que parte de los beneficios generados por el grupo los utilizó su discográfica EMI para apoyar a Godfrey Newbold Hounsfield. Los estudios de este ingeniero inglés permitieron la creación del primer escáner de uso médico de la Historia y sus aportaciones le valieron el premio Nobel de Medicina en 1979.

Más allá de que los Beatles cuenten con numerosos fans entre la comunidad científica, Ambrosi apunta a que toda esta nomenclatura puede ser en realidad algo deliberada.

La investigadora cree que puede ser un intento de hacer Pop Science o Ciencia Pop, una estrategia para hacer más atractivos los descubrimientos científicos para el gran público, algo que personajes como Stephen Hawking, Carl Sagan o Nyle deGresse sabían muy bien y los convirtieron en grandes divulgadores de ciencia para las masas.

Fuentes: Nasa.govElmundo.esT13.clElperiodico.com

Compartir:
  • 3
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  

Deja un comentario