Big Bang músical del siglo XX.

Big Bang músical del siglo XX.

6 de julio de 2021 1 Por Carlos Urbina

El 6 de julio de 1957 sería marcado a fuego por el primer encuentro entre John Lennon y Paul McCartney.

Todo comienza hace 64 años, cuando el sábado 6 de julio de 1957. Cuando John Lennon y su grupo The Quarry Men tendrían una presentación en la Feria de la Villa de Woolton en la Iglesia St. Peter’s, Liverpool. Antes de llegar al festival la banda desfiló en un camión por las calles de la ciudad promocionando el evento.

A las 2 de la tarde el desfile llegó a la feria ubicada en los jardines traseros de la Iglesia St. Peter’s. En los jardines se había instalado un pequeño escenario de madera adornado con unas banderas Inglesas. El escenario era bastante rudimentario, solo poseía un micrófono que salía amplificado por dos megáfonos ubicados a los costados de la tarima.

A las 3 de la tarde el rector de la iglesia Sain’t Peter’s, Reverendo Morris Pryce Jones, dio inicio al evento mientras los espectadores se instalaban en las sillas. A continuación se procedió a la coronación de la Reina de la Rosa y luego se presentaron diversas actuaciones.

A esa misma hora Paul McCartney se alistaba en su casa para asistir al festival. Ivan Vaughan, un gran amigo de Paul, lo había invitado al evento para que conociera la banda de Lennon. A las 4:15 el rector subió nuevamente al escenario para presentar a “The Quarry Men Skiffle Group”, que estaba conformada por John Lennon (guitarra y voz), Eric Griffiths (guitarra), Len Garry (Bajista de caja de Te), Colin Hanton (Batería), Pete Shotton (Tabla para lavar ropa) y Rod Davis (Banjo).

A las 4:25 de la tarde llegó Paul McCartney y vio por primera vez a John Lennon en el escenario.

Paul años más tarde recordaría así aquel momento:

“Al fondo había una especie de pequeño escenario en el cual tocaban unos muchachos. Me fije particularmente en uno de ellos con una camisa escocesa a cuadros, pelo rizado rubio y patillas que tenía muy buena pinta. Estaba tocando una guitarra no muy buena, de esas garantizadas para no quebrarse. Aun así lo hacía bastante bien, recuerdo que me dejó impresionado. Cantaba una canción de Del Vikings llamada “Come Go With Me”, pero era evidente que no se sabía la letra original ya que la cambió por una de esas letras de viejas canciones de música blues. Originalmente la canción decía: “Come little Darling, come go with me”, y John cantaba: “ Down, down, down to the Penitentiary”. Este era el tipo de cosas que había oído en los discos del blusero Big Bill Broonzy. Me pareció algo muy ingenioso. Pues ese era John”.

A las 6:40 la fiesta en los jardines ya había terminado y los asistentes se dirigían al auditorio de la Iglesia para la parte final del festival. Paul, que vestía una chaqueta sport blanca, peinado a lo Presley y una guitarra colgada en la espalda, se instaló con Iván Vaughan a un costado del escenario del auditorio, donde John y su banda tomaban algo y comentaban lo que había pasado ese día.

Después de un rato Paul se paró de la silla donde conversaba con Vaughan, tomó su guitarra Zenith y comenzó a cantar un tema de Eddie Cochran llamado “Twenty Flight Rock”. Las numerosas personas que trabajaban arreglando el auditorio para la fiesta se acercaron para escuchar. Lennon dejo de conversar con sus amigos y comenzó a prestarle atención al pequeño guitarrista.

Luego Paul siguió con un tema de Gene Vincent llamado “Be Bop A-Lu-La”, para más tarde, a solicitud del público, tocar un medley de Little Richard. La voz de Paul resonaba con el eco natural del auditorio, mientras Lennon lo miraba impresionado.

Cuando Paul terminó su corta, pero vibrante, exhibición, Iván Vaughan lo presentó a John Lennon, sin saber que con este acto daría inicio a una revolución musical sin precedentes, luego de charlar un poco Paul se ofreció a transcribirle las letras de las canciones que acababa de tocar, y también afinó las guitarras de The Quarrymen (hecho que John confesaría fue lo que más lo impresionó). Éso era todo. Al cabo de unos días John invitó a Paul a formar parte de la banda y empezaría la alianza más exitosa en la historia de la música; la dupla Lennon/McCartney había nacido. El resto de la historia ya está tallada en piedra, en las almas y corazones de cada amante de la música.

Carlos Urbina
Últimas entradas de Carlos Urbina (ver todo)
Compartir